CULTIVA LO TUYO

CULTIVA LO TUYO

Primeras plantas de Andres

El cultivo casero de cannabis con fines de auto abastecimiento se ha convertido en un eje para el cambio social y cultural frente a la libertad individual de elegir el uso de esta planta para fines recreativos. También ha permitido visualizar un problema de criterios y libertades vulneradas, entre otras tantas el libre derecho a auto abastecerse de cannabis de calidad, sin contaminantes y libre de malas prácticas de cultivo o procesamiento que pueden causar riesgos al usuario.

Al ser un mercado ilegal y sin regulación, son los carteles del narco y micro tráfico quiénes se encargan de sembrar, cosechar, secar y distribuir el cannabis a los diferentes rincones del país y el producto de esa ilegalidad es lo que hoy en día llaman Marihuana.  En mi caso, no obstante, fue casi 5 años después de mi primer porro de Marihuana que descubrí realmente que era el Cannabis, su diversidad genética, la magia de los híbridos modernos y las semillas landrace  que nada tienen que ver con lo que tenía que comprar antes de descubrirlo.

Así como muchos auto cultivadores estoy convencido que mi vida cambio “del cielo a la tierra” después de cosechar mis primeros cogollos de Cannabis, aun sin saber lo que me faltaba por aprender, al igual que yo muchos colombianos comenzamos a cultivar semillas de cualquier moño prensado que comprábamos en la esquina y esta experiencia de ser auto cultivador además del contacto con la naturaleza y la planta pareciera tener implícito un interés por el conocimiento y el aprendizaje, pues en esto del cannabis uno nunca termina de aprender, conocer y reconocer, no se pueden olvidar esas miles de cosas que he vivido en este proceso, desde el primer momento que planté hasta mi primera semilla de genética hibrida obsequio del sebas.

Hibridos en casa de mi madre :´ )

Uno de los desafíos más comunes para el usuario de cannabis es tener que enfrentarse a los prejuicios de la familia o de la sociedad y el hecho de que se enteren que nos estamos divirtiendo.  Yo sé que no todos los casos son así, pero el mío y el de muchos que conozco lo ha sido, aun queriendo y deseándolo no pueden plantar por una sencilla razón,  la presión social y familiar con la que tiene que cargar un usuario de cannabis y ahora más si le agregamos que es jardinero de sus flores personales.

 

En mi caso no fue fácil llegar a plantar, al principio recuerdo que mis hermanos estaban muy pequeños y mi mamá al ver las plantas ya muy grandes, me decía que las sacara de la casa de una buena manera. Yo muy juicioso las llevaba de mi casa a la de mi primo Javi a pocas cuadras, él vivía en una casa grande y con una terraza hermosa para plantar, sin mucho conocimiento sobre el tema hacia un único trasplante y simplemente me encargaba de regar y quitar algunas hojas secas, incluso recuerdo en ocasiones sentarme en la terraza (sin que nadie se percatara) a leer algún texto para la universidad, fumarme un porro y de vez en cuando observar a mis nenas.

Pero cuando estas convencido de lo que haces  y defiendes tus ideas con acciones y argumentos coherentes es difícil dejar de intentarlo, sin darme cuenta del momento preciso poco a poco la aceptación de mi madre en la casa para plantar era mayor quizás no como yo quisiera pero al menos con una o dos plantas en la casa podía demostrarle que las drogas no se plantan como las flores, se procesan en laboratorios y que mi cannabis no era una droga.  Poco a poco fui ganando terreno en la casa hasta llegar al punto de “calentarme con la cucha” por el exceso de plantas y de confianza ya que ella había cedido al dejarme tener las plantas hasta el final de la cosecha, sin tener que llevarlas donde Javi para florecerlas y yo sin darme cuenta abuse de su confianza y me excedí en número.

Flores y Hash

Lo que me gustaría resaltar es que a pesar de que hoy no vivo con mi madre agradezco infinitamente su confianza y su capacidad de aceptar la diferencia, pues he conocido muchos casos cercanos en Colombia de jóvenes que terminan en la calle porque sus padres “lo pillaron” fumando hierba  y los echaban de la casa. Bajo esa lógica de segregación y violencia frente al usuario de cannabis muchos jóvenes no tuvieron otra opción que seguir adelante y no dejarse dominar por la violencia y el prejuicio de la sociedad pero otros simplemente se dejaron llevar por la vida de la calle y todo tipo de sustancias que sin control alguno abundan.

Considero que el auto cultivo no es solo referente a la planta, hay que auto cultivarse la mente y  el cuerpo, esto es una experiencia vital para el usuario de cannabis, es algo que te permite subir un escalón más allá del “consumo de marihuana” o del “marihuanero”pues pienso que en la medida que podamos cambiar la relación que tenemos con la planta y el acceso a ella, desde la semilla hasta la recolección podemos subir un escalón más para defender con mayor convicción nuestros derechos, tenemos derechos y deberes como usuarios de una planta con distintos beneficios para la humanidad.

Disfrutando de un Joint despues del trabajo en el jardín

DANK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *